Consejos útiles

Carne durante el verano: ¿sí o no con este calor? La respuesta

34views

¿Es bueno comer carne durante el verano? Las altísimas temperaturas tanto al cocinarlo como al consumirlo podrían inhibir algo, y hay más.

Comer carne durante el verano ¿Es esto algo realmente recomendable? Con la llegada del calor del verano, muchas personas tienden a evitar el consumo de carne por temor a que pueda resultar demasiado dura para nuestro organismo.

Pero, ¿es realmente tan malo comer carne cuando las temperaturas son abrasadoras? Veamos cuáles son los pros y contras de este alimento durante los meses más calurosos del año. A pesar de la creencia común, la carne realmente puede revelarse un alimento particularmente útil incluso en verano.

Es una preciosa fuente de proteínas. de alta calidad, que ayudan a mantener el tono muscular y apoyan las actividades físicas propias del verano, como deportes, excursiones y paseos. Además, las proteínas cárnicas favorecen la sensación de saciedad, ayudándonos a controlar mejor el apetito y a no abusar de alimentos ligeros pero poco nutritivos.

Y algunos cortes de carne magros, como la pechuga de pollo o el filete de ternera, contienen minerales como hierro, zinc y selenio, que juegan un papel importante en el correcto funcionamiento del organismo, especialmente durante los meses de verano cuando tendemos a perder más líquidos. y sales minerales debido a la sudoración.

Come carne durante el verano, porque sí

Finalmente, la carne puede representar una buena fuente de vitamina B12que ayuda a combatir la fatiga y mantener estables los niveles de energía, útil para afrontar los días más calurosos e intensos.

A pesar de los beneficios que acabamos de enumerar, es cierto que el consumo de carne en verano también puede suponer algunos riesgos para la salud, sobre todo si se excede. En primer lugar, la carne es un alimento relativamente pesado y rico en proteínas, cuya digestión requiere un mayor gasto de energía.

Este esfuerzo metabólico puede resultar más agotador cuando las temperaturas son altas y nuestro cuerpo ya está ocupado manteniendo la temperatura corporal adecuada.

Además, la carne tiende a echarse a perder más rápidamente durante el verano, especialmente si no se almacena adecuadamente. Esto aumenta el riesgo de intoxicación alimentaria, que puede provocar malestar gastrointestinal, deshidratación y malestar general.

USTED TAMBIÉN PODRÍA ESTAR INTERESADO EN:

Para aprovechar los beneficios de la carne sin incurrir en riesgos, es importante moderar su consumo y preferir cortes magros, como la pechuga de pollo o la ternera. Además, es fundamental conservar la carne correctamente, a bajas temperaturas, y consumirlo preferentemente cocido a la parrilla o al horno, evitando cocinar durante demasiado tiempo o a temperaturas demasiado altas.

USTED TAMBIÉN PODRÍA ESTAR INTERESADO EN:

Entonces siempre es mejor combinar la carne con guarniciones frescas y ligeras, como ensaladas, verduras y cereales integrales, para facilitar la digestión y equilibrar el aporte nutricional general. Esto también lo hace más sabroso, por ejemplo la lechuga con jugo de limón le dará mucho más sabor al plato.

USTED TAMBIÉN PODRÍA ESTAR INTERESADO EN:

Por lo tanto la carne se puede incluir fácilmente en la dieta de verano, pero con el debido cuidado. De hecho, un consumo moderado e inteligente de este alimento puede ayudarnos a mantenernos sanos y en forma incluso durante los meses más calurosos del año.

Leave a Response

Marina García
¡Hola! Soy Marina García, escritora de arte de la jardinería, amante de la cocina y defensora entusiasta de los consejos útiles.