Cocina

Flechas llenas de vitaminas: Te asesoramos sobre la receta del mejor té, mermelada, licor y salsa

24views

Otoño significa recoger frutos que hemos cultivado o cultivado en la naturaleza durante el verano. Las flechas también son características de ello. Crecen en varios lugares de nuestro país, no es necesario que los cuides especialmente y aun así te brindarán una cosecha excelente y saludable.

Las flechas son una fuente importante de vitamina C.

Cuando se habla de flechas lo más habitual es mencionar su contenido en vitamina C, que es realmente elevado, por lo que se recomiendan como una buena prevención contra varias enfermedades.

En primer lugar, fortalecen el sistema inmunológico, gracias a lo cual el cuerpo es más resistente en la lucha contra virus y bacterias. También debes beber cuando sientas los primeros síntomas de gripe o resfriado, para poder superarlos mejor. Ayudan con la inflamación fuerte en el cuerpo y también debes usarlos para el dolor muscular. Son ideales para personas con anemia y no deben faltar en la dieta de pacientes que padecen enfermedades de las vías respiratorias, porque les ayudan a expectorar la mucosidad. Prepáralas incluso si tienes temperatura alta.

Al mismo tiempo, las flechas ayudan a la piel, porque estimulan la producción de colágeno, lo que la hace más firme.

También puedes comer flechas crudas.

Normalmente procesamos las flechas inmediatamente para su uso posterior. Debido a que tienen espinas pequeñas, parecen alimentos no aptos para el consumo. Pero debido a esto, estás quitando las sustancias más valiosas para tu cuerpo. Es entonces cuando tienen más vitamina C y, antes de la temporada de gripe, obtienes una excelente fuente de apoyo para tu inmunidad.

La forma más sencilla es añadirlos a un batido. Luego, la licuadora los triturará por completo y, en combinación con otras frutas, serán fácilmente digeribles.

Otro consejo es disfrutar de su jugo. Simplemente aprieta la fruta entre tus dedos y succiona el líquido que sale. Algunas personas también comen flechas secas, a las que es más fácil quitarles la carne sin espinas.

Secado para té de arrurruz

Los expertos no se ponen de acuerdo sobre cuándo debemos recoger las flechas. Un grupo afirma que conviene prepararlo antes de las primeras heladas, a principios de otoño. El segundo piensa que es necesario recogerlos sólo después de las primeras temperaturas bajo cero, ya que el contenido de vitamina C aumentará en ellos, por lo que la decisión final sólo depende de usted.

Puedes visitarlos desde septiembre hasta principios de noviembre, todo depende también de la temperatura de tu región. Presta atención a las espinas de los arbustos para no perderte las llegadas. Luego, en casa, extiéndelas sobre un colador y sécalas al aire.

Té ceroso lleno de vitaminas…

La segunda alternativa es utilizar un horno con una temperatura máxima de 50 grados, gracias a lo cual estarán listas más rápido. De esta forma, podrás utilizarlos para el té, que agradecerás más durante el frío invierno.

Sabrosa mermelada, almíbar y chutney

También puedes utilizar los frutos del sápok para cocinar. Se utilizan con mayor frecuencia para la lluvia. En este caso, hervirlas junto con el azúcar hasta que estén completamente blandas. Ahora mézclalos y hiérvelos un rato. Algunas personas lo pasan para asegurarse de que no queden trozos pequeños. Luego deja que vuelva a hervir y ya puedes llenar los vasos con él.

En el caso del almíbar, primero disolver las frutas frescas, cubrirlas con agua y dejarlas en infusión un rato. Sólo entonces hervirlos junto con el azúcar hasta que el almíbar esté espeso y al final colarlo por un colador.

Si quieres preparar chutney, juega con las especias y añade a las flechas, por ejemplo, un poco de sal, tomillo fresco o guindilla. Luego cocínalo de la misma forma que el agua y puedes servirlo junto con la carne.

Salsa para caza o postres

La salsa de rosa mosqueta se elabora con mayor frecuencia con fruta fresca porque tiene un sabor más pronunciado. En el primer paso, cocínalos completamente hasta que estén tiernos. Luego los mezclas y piensas si lo servirás con carne o con postres. Van muy bien con el juego. Luego puedes agregarles arándanos, lo que mejorará aún más el sabor. Agrega vino tinto, clavo, canela, sal, especias y reduce todo hasta obtener una salsa espesa.

Un excelente clásico del otoño…

Si lo usas para verter sobre un postre, agrega alcohol más fuerte y una cucharada grande de miel en lugar de vino. Esta vez deja que quede más fina para que se sirva mejor.

¿Qué dices del jarabe de azúcar?

También puedes hacer licor de rosa mosqueta muy fácilmente en casa. Puedes usarlo en la cocina, cuando lo agregas a postres o adobos para carne.

Las flechas no necesitan ningún tratamiento especial antes de cargarlas, hay que quitarles el tallo…

Disolver las frutas frescas y verterlas en las botellas con alcohol blanco. El vodka es ideal porque no tiene otros sabores. Luego añade, por ejemplo, piel de naranja, canela, anís estrellado o clavo. Deja todo expuesto a la luz solar directa durante al menos dos semanas y agítalo al menos de vez en cuando.

Para pasteles en lugar de pasas

Sea creativo e incorpore flechas en los collages de otoño también. Una regla importante es que primero las cocines bien para que se ablanden por completo. Luego puedes macerarlas en alcohol y utilizarlas del mismo modo que las pasas. Sin embargo, su sabor es mucho más intenso y gracias a ello tu postre resultará más interesante. También puedes mezclarlos con anacardos y agregarlos al relleno.

Para el otoño, prepara snacks duraderos de ajo y cebolla:

Leave a Response

Marina García
¡Hola! Soy Marina García, escritora de arte de la jardinería, amante de la cocina y defensora entusiasta de los consejos útiles.