Consejos útiles

La temporada de mosquitos está aquí: estas son las señales que más les atraen, así que evítelas

26views

Los mosquitos se sienten atraídos por varios factores que suelen estar asociados con los humanos y el entorno en el que nos encontramos. Uno de los principales atractivos para los mosquitos es el hombre. Las hembras de los mosquitos se sienten atraídas por la sangre que necesitan para desarrollar sus huevos.

Las hembras encuentran alimento de sangre muy fácilmente usando su sentido del olfato. El dióxido de carbono que exhalamos, el olor de la piel, el sudor y el calor corporal son los principales factores que nos hacen atractivos para los mosquitos. En general, cuanto más sudamos, más alerta están los mosquitos.

Fuente: Youtube

Los mosquitos se sienten atraídos por los olores de los animales.

Otro atractivo para los mosquitos son los animales. Los olores humanos y animales también son diferentes para los mosquitos: algunos mosquitos prefieren a los humanos y otros prefieren a los animales. La luz es otro factor que atrae a los mosquitos.

La luz resulta especialmente atractiva para los mosquitos por la noche, cuando están más activos. Si desea minimizar su presencia durante una fiesta en el jardín, por ejemplo, consiga una trampa de luz, que constituye una gran atracción para los mosquitos.

Los factores ambientales también juegan un papel importante en la atracción de mosquitos. La temperatura y la humedad son claves. Cuanto mayor es la temperatura, mayor es la actividad de los mosquitos, que alcanza su punto máximo por la noche, cuando la temperatura empieza a bajar. La alta humedad crea condiciones ideales para ellos, así como una exuberante vegetación que les brinda mucho espacio para descansar y reproducirse.

También existen muchos mitos sobre lo que atrae a los mosquitos. Uno de los mitos más extendidos es que los mosquitos pican a las personas con «sangre dulce». Sin embargo, este mito no es cierto. Los mosquitos perciben nuestro olor, pero el sabor de la sangre no influye. Otro mito es que los mosquitos sólo pican cuando oscurece. De hecho, puedes toparte con ellos durante el día cerca del agua, en el bosque o en lugares donde hay una densa vegetación.

El consejo de la abuela contra los mosquitos

Otro mito muy extendido es que comer ajo protegerá contra los mosquitos. No hay evidencia científica que respalde esta afirmación. Se trata más bien del llamado «consejo de la abuela». Tampoco es cierto que los mosquitos mueran después de ser picados.

Los mosquitos machos se alimentan de cosas dulces, mientras que las hembras necesitan sangre para desarrollar sus huevos. Después de alimentarse, la hembra descansa, digiere la sangre y espera a que los huevos estén listos.

También es un error pensar que los mosquitos sólo atacan a mujeres y niños. Los mosquitos no pueden distinguir si se trata de un hombre, una mujer o un niño. No les importa el género ni la edad. Sin embargo, las investigaciones han confirmado que las mujeres embarazadas son más atractivas para los mosquitos.

La razón principal es que las mujeres embarazadas producen más dióxido de carbono. Otra razón puede ser el hecho de que la temperatura corporal de las mujeres embarazadas es ligeramente más alta.

Para evitar los mosquitos, es importante minimizar sus atracciones. Limite la producción de dióxido de carbono, por ejemplo evitando la actividad física vigorosa a su alrededor. Mantenga su piel seca y limpia para minimizar el sudor.

Utilice repelentes y ropa de manga larga para protegerse de las picaduras. Reduzca la humedad del ambiente que lo rodea y mantenga la vegetación podada para que los mosquitos no tengan dónde esconderse.

Los mosquitos son unos compañeros desagradables en las noches de verano, pero con un poco de prevención y las medidas adecuadas se puede evitar con éxito su presencia. Saber qué les atrae y qué precauciones los disuadirán te ayudará a disfrutar de tu verano sin molestas picaduras.

Artículos relacionados

Fuente: www.youtube.com, www.fajntip.cz

Leave a Response

Marina García
¡Hola! Soy Marina García, escritora de arte de la jardinería, amante de la cocina y defensora entusiasta de los consejos útiles.