Consejos útiles

Reduce el colesterol, cuida las articulaciones y tiene propiedades anticancerígenas. No lo comerás crudo, pero sigue siendo saludable.

41views

Ya ha aparecido en los puestos y tienes muchas ganas de echarlo a la olla o cocinarlo al vapor, pero ¿tienes un poco de miedo? Si tienes miedo a los gases y a la hinchazón, debes saber que son mentiras. Las judías verdes favorecen la digestión y cuidan los intestinos. También tiene más beneficios para la salud.

Las legumbres verdes frescas, que incluyen, son de fácil digestión. Puedes disfrutar de su sabor durante todo el verano, y a veces incluso más, aunque las plantas posteriores tienen un floema más espeso y difícil de eliminar (pero también puedes encontrar variedades casi sin líber).

¿De dónde viene esta persistente opinión sobre los frijoles y el gas? Los problemas digestivos afectan principalmente a los platos preparados con legumbres secas; en realidad, las judías verdes o la sopa de guisantes son una fuente de problemas. Las plantas secas estropean la reputación de las plantas verdes.

Sin embargo, si tienes un estómago extremadamente sensible, es posible que reacciones de forma inapropiada a las legumbres. Sin embargo, agregue las hierbas adecuadas (semillas de hinojo, comino, mejorana) y eliminará el problema de raíz y mejorará el sabor del plato.

Judías verdes. ¿Qué propiedades tienen las vainas de frijol? ¿Qué puedes hacer con judías verdes?

¿Por qué vale la pena comer judías verdes?

Las judías verdes son sin duda, junto a y, un éxito culinario del verano. Las legumbres se distinguen de las plantas por su alto contenido en proteínas nutritivas, lo que es especialmente importante en la dieta de veganos y vegetarianos.

Las judías verdes contienen aproximadamente 1,8 g de proteína por 100 g.

Las judías verdes contienen vitaminas A, C, K y B, además de minerales: calcio, potasio, hierro, manganeso, magnesio, zinc y fósforo.

Es una de las pocas verduras ricas en flavonoides, que reducen el riesgo de diabetes y cáncer. Tiene un efecto diurético y desintoxicante, favoreciendo la función renal.

La vitamina K que contiene aumenta la absorción de calcio. Se valora en la dieta de personas que tienen problemas de inflamación articular.

Reduce el nivel de colesterol malo, previniendo la aterosclerosis y los infartos. Generalmente tiene un efecto positivo sobre el sistema circulatorio, ayudando a regular la presión arterial.

Las judías verdes y la pérdida de peso

Aunque es abundante y se cocina, con un poco de mantequilla, es casi un plato independiente en muchos hogares, no engorda nada.

Es rico en fibra y mejora el metabolismo. Las catequinas que contiene ayudan a reducir el tejido graso y a perder peso.

Las judías verdes están compuestas en un 90% por agua, y 100 g de judías verdes aportan a nuestro organismo sólo 27 calorías.

Judías verdes: que hacer con ellas

Cuando la mayoría de nosotros pensamos en judías verdes tiernas, inmediatamente pensamos en ellas con pan rallado. Sin embargo, la verdura combina bien con muchos platos: con carne, huevos y como complemento de ensaladas.

No te olvides de la sopa de judías verdes: tiene un sabor único y es muy saludable. Funciona incluso en días muy cálidos en los que no nos apetece una cena de dos platos. Es importante no comerlo demasiado caliente, ya que este nutritivo plato nos aportará muchos nutrientes valiosos incluso cuando nos falte apetito.

Fuentes:

  • www.dietetyki.org.pl
  • Centro Nacional de Educación Nutricional

Investigacion

¿Qué legumbre te gusta más?

Leave a Response

Marina García
¡Hola! Soy Marina García, escritora de arte de la jardinería, amante de la cocina y defensora entusiasta de los consejos útiles.