Cocina

Sopas de otoño a base de superalimentos que fortalecerán la inmunidad.

32views

El clima más frío es una verdadera prueba para nuestra inmunidad. Por ello, debemos ayudar y fortalecer nuestro organismo incluso antes de la temporada principal de gripe. Una excelente prevención contra enfermedades es la combinación de sopas calientes e ingredientes que fortalecen las defensas.

El jengibre como medicina universal

Ante los primeros síntomas de gripe o resfriado, debemos preparar té de jengibre lo antes posible. Utilice siempre cilantro fresco, que se ralla, se cubre con agua caliente y se añade jugo de limón al té caliente.

Esta especia tiene fuertes efectos antiinflamatorios y aportará al cuerpo una gran cantidad de vitamina C a la vez.

Además de preparar una bebida caliente, también puedes utilizarla para cocinar platos y sopas asiáticas, lo que añadirá un sabor interesante.

Sopa de zanahoria con jengibre

Esta sopa es más dietética y adecuada para el inicio de la enfermedad, cuando ralentizará el organismo, pero al mismo tiempo le aportará las vitaminas necesarias.

Ingredientes: zanahoria, cebolla, perejil, aceite, sal, pimienta, caldo, jengibre, posiblemente nata para cocinar

Cómo hacerlo: Cortar la cebolla en trozos pequeños y sofreírla en aceite hasta que esté transparente.

Ralla al menos cinco zanahorias y un perejil en un rallador grueso. Agréguelo a la olla, repose, sazone y cocine a fuego lento por un rato.

En este momento, añade jengibre rallado a la base. Su cantidad depende de lo picante que te guste la comida.

Vierte caldo tibio sobre las verduras, si no tienes utiliza agua caliente y caldo.

Hervir hasta que esté suave y servir.

Si prefieres una consistencia cremosa, licúa la sopa y agrégale crema.

El chucrut es perfecto para la sopa.

La bomba inmunológica más valiosa de la cocina eslovaca es el chucrut. Nuestros abuelos ya lucharon contra diversas dolencias.

Lo ideal es comerlo crudo, porque así retiene la mayor cantidad de vitamina C. Siempre que se beba el agua que se produce durante la fermentación, limpia perfectamente el organismo de todas las bacterias.

Incluso se utiliza lejía de repollo en lugar de caldo en algunas sopas. Durante la temporada de gripe, conviene cocinarlo al menos una vez a la semana.

Sopa de lentejas y repollo

Ingredientes: chucrut, lentejas, cebolla, ajo, aceite, sal, pimienta, laurel, champiñones secos, tofu, caldo (carne ahumada)

Cómo hacerlo: Prueba la col, si está muy ácida lávala con agua. Luego córtalo en trozos más pequeños y resérvalo.

Remojar las lentejas en agua durante media hora, hacer lo mismo en el segundo bol con los champiñones.

Cortar la cebolla y el ajo en trozos pequeños y sofreír en aceite. Luego agrégales repollo, que cocinarás por un rato.

Vierta el caldo por encima, agregue las lentejas, la hoja de laurel, los champiñones a la olla y sazone.

En este período, el tofu, que tiene más vitaminas que la carne, es una mejor opción. Si eliges esta opción, agrégala a la sopa justo antes de que esté lista.

Si prefieres una preparación clásica con carne ahumada, úsala en la receta añadiendo la col, para que se pueda guisar un rato.

La sopa terminada debe quedar espesa y tener un sabor ligeramente amargo.

Ajo – antibiótico natural

Fortalecerás tu inmunidad gracias a alimentos que tienen un alto contenido en vitamina C o tienen fuertes efectos antiinflamatorios. En el caso del ajo se aplica la segunda opción, por lo que se convierte en una especie de panacea para varias enfermedades.

Para la defensa, es mejor en estado crudo. Una receta rápida consiste en exprimir una vaina fresca en un plato y cubrirla con caldo caliente con verduras.

Prepare una pasta para untar o trague las vainas pequeñas enteras en forma de pastilla.

sopa de ajo sureña

Ingredientes: ajo, azafrán, comino molido, cúrcuma, aceite de oliva, sal, caldo, pan, hierbas al gusto, huevo, vinagre

Cómo hacerlo: La base de esta sopa es muy sencilla. Necesitas nuestra torre de ajos, que cortas en rodajas y fríes en aceite. Ten cuidado de no quemarlo, porque entonces estará caliente.

Luego añade todas las especias a la olla, manipula el azafrán con cuidado.

Luego vierte el caldo sobre todo y deja que se cocine.

Mientras tanto, cortar el pan en dados, cortarlo en rodajas, condimentarlo, añadir las hierbas frescas y sofreírlo en una sartén junto con un diente de ajo y aceite.

En el último paso, hierve el agua con vinagre, gira y bate lentamente el huevo. Hervir hasta que se deshaga, retirar con cuidado a un plato hondo y espolvorear con picatostes.

Al final cubrirlo todo con caldo de ajo caliente.

¡Una sopa sencilla, sustanciosa y sustanciosa hecha para calentarse cuando hace mal tiempo!

Espino amarillo no sólo para el té

Las pequeñas bayas de espino amarillo de color naranja han sido un éxito en los últimos años. Contiene mucha vitamina C, que ayuda con varias enfermedades.

Se utiliza principalmente en tés o en almíbar o alcohol aromatizado. En gastronomía, puedes utilizar el aceite, que se añade a cualquier tipo de ensalada o salsa, con el que se pueden mejorar sopas que de otro modo serían normales.

Sopa espesa de verduras con espino amarillo

La base de esta sopa recuerda al minestrone italiano.

Ingredientes: verduras al gusto, cebolla, aceite, sal, pimienta, albahaca, jugo de espino amarillo

Cómo hacerlo: Freír la cebolla en aceite y añadir poco a poco las verduras cortadas en trozos pequeños al gusto.

Sazone con pimienta y albahaca fresca.

Poco antes de finalizar la cocción, vierte dos cucharadas de almíbar en la sopa, que permanece ácida y le da un sabor inusual.

Finalmente, licúa la sopa con una batidora de mano y sazona con sal o hierbas.

Una decoración llena de vitamina C

Una de las fuentes importantes de vitamina C es el pelo rojo., decora cada sopa con él.

Puedes comprar más y luego lavarlo, secarlo, cortarlo en trozos y congelarlo. Así podrás añadirlo a la comida en cualquier momento.

Pequeño consejo: Después de cortar las hojas, deja pequeños tallos verdes sobre el perejil. Corta la parte superior de las verduras, que parecerá un sombrero. Coloca el perejil en un recipiente con agua de manera que quede cubierto sólo unos milímetros del corte. Agrega agua gradualmente y dentro de dos semanas tendrás hojas nuevas y frescas.

Incluso en Corea tienen sopa hecha con vegetales fermentados, que te fortalecerá y te protegerá de los peligros del clima frío:

Leave a Response

Marina García
¡Hola! Soy Marina García, escritora de arte de la jardinería, amante de la cocina y defensora entusiasta de los consejos útiles.